Negocios

Los 5 factores clave para una relación exitosa entre startups y corporaciones

startups y colaboraciones

Constantemente las grandes corporaciones se ven atraídas por el compromiso, la adaptabilidad y la orientación al riesgo. Además, la tecnología, la flexibilidad y la innovación son fortalezas resaltantes de los emprendedores. 

Por su parte, las grandes empresas tienen contactos con inversionistas, y la experiencia necesaria para conseguir una importante expansión, lo que resulta llamativo para los creadores de startups. De este modo, dos polos opuestos cómo son el mundo corporativo y del emprendimiento, se ven atraídos el uno por el otro. 

Ante esto se realiza un piloto, que viene a ser cómo una “primera cita” entre la corporación y el startup. Es decir, el primer contacto entre ambos para probar el funcionamiento de la solución al interior de la empresa. Esto puede ser determinante para decidir si se realiza o no la alianza y la dinámica de la misma. 

Tanto para la corporación cómo para la startup, es importante tener colaboraciones sostenibles y escalables, donde las dos partes obtengan beneficios. ¿Cómo lograrlo? Estos son los 5 factores que debes considerar

1. Entender el problema

Para un buen trabajo en conjunto es fundamental conocer la magnitud del problema que la startup pretende resolver, así cómo las necesidades de la corporación. Para ello, es útil hacerse las siguientes preguntas: ¿La solución se relaciona con el centro del negocio?¿Es transversal a diferentes áreas?¿Crea un valor agregado?¿Genera eficiencia o ahorros significativos?

Cuando se tiene un punto de partida promisorio, resulta interesante trabajar en un Business Case orientado a la eficiencia de los recursos o ahorros. También pueden dar respuesta a situaciones críticas, presentar soluciones para digitalizar la empresa, entre otras cosas. 

Un ejemplo de ello es la startup Camonapp, que impulsada por Wayra Hispam de Telefónica Movistar, consiguió escalar su tecnología inmersiva en distintas regiones durante el 2020. Con lo cual, brindó soluciones en sectores de Retail, Service, Marketing y Costumer a través de un nuevo escenario virtual que permitió mejorar la experiencia de los clientes en el mundo digital, reemplazando la interacción física por las restricciones de la pandemia.

2. Objetivos claros

Toda empresa tiene sus propios objetivos, desde las startups hasta las grandes corporaciones. Para conseguir un trabajo colaborativo exitoso, es necesario que exista una visión en común de los objetivos que se quiere conseguir. Y que además, sea posible crear una estrategia que permita el beneficio de ambas partes. 

Es muy importante tener claros los objetivos de la prueba piloto al empezar. Así cómo el tiempo que tomará realizar la prueba y los pasos que se seguirán en caso se decida continuar con el proyecto. 

Esto permitirá tener una visión clara de hacia dónde va la colaboración, y a su vez, crea un incentivo para la startup.

3. Transformación digital

Hoy en día, las colaboraciones toman sus decisiones basados en Inteligencia Artificial y Big Data, en busca de ser más eficientes, flexibles, tener una amplia capacidad de respuesta y ser más competitivas. 

Además, con la pandemia las empresas se han ido adaptando a distintos escenarios y han adoptado las nuevas tecnologías cómo Edge Computing, IoT, Cloud Computing, entre otros.  Un ejemplo del uso de las nuevas tecnologías es la startup Webcentris, que en 2017 empezó la comercialización de su plataforma Omnicanal de atención al cliente a través de Movistar Empresas en Argentina.

Al día de hoy cuenta con más de 500 clientes en países cómo Colombia, Chile y Perú, su crecimiento marcó un récord interanual. 

4. Adaptarse a los procesos

Generalmente las grandes empresas requieren pasar por muchos procesos internos, interlocutores y aprobaciones para tomar decisiones. Muchas veces esto puede provocar frustración en los emprendedores que no están acostumbrados a ello.

Por eso, es importante que las corporaciones asignen interlocutores que guíen y acompañen a los emprendedores en el proceso de adaptación. Esto facilitará la integración de la startup en la corporación y por ende, la eficiencia del trabajo. 

5. Persistencia y paciencia

Cómo hemos dicho antes, las startups y las corporaciones trabajan de forma opuesta por naturaleza. Por ello, las dinámicas de trabajo y los tiempos pueden diferir, la paciencia y la persistencia son fundamentales para un buen trabajo colaborativo. 

Además, se debe considerar el esfuerzo y tiempo que requiere la adaptación de cada una, seguir la hoja de ruta establecida previamente, realizar mediciones de forma periódica y no perder tiempo para garantizar el logro de los objetivos. 

En definitiva, existe una necesidad mutua entre las corporaciones y las startups, dependerá de ambas que las colaboraciones sean escalables y exitosas.